No soñé con este blog

Pero he soñado mucho. Parece que. hay forma de recordar estos sueños me dicen, entonces, trataré de recordar los sueños que mas pueda y ponerlos por aquí, se aceptan comentarios y sugerencias


Trataré de contarlos en prosa, en verso y también en el incomprensible idioma de los sueños..así que si se aburren, no hay obligación de quedarse
Bienvenidos entonces al mundo de mis sueños

Friday, April 24, 2015

La casa del campo

Después de verte y presentirte inquieto durante tanto tiempo, y de esquivar mil veces los encuentros para tomar café, decidiste develar el misterio que te mantenía tan ocupado y evasivo.

En los sueños viajamos muy rápido, así que no podría decir dónde estábamos, pero sin que me lo dijeras supe que estábamos exactamente en el lugar, en el tiempo y en la compañía que siempre habías querido.

Compartiste conmigo la vista de la montaña, un poco nublada y nostálgica, de esas que invitan a recordar que vivir es respirar lento, pasar por la vida y disfrutar el mundo. Y las pilas enormes de libros todavía a medio desempacar que dan esa sensación de caos agradable que tanto siempre nos ha gustado.

Pero no era el paisaje, el lugar o el ambiente lo que me hacía saber que estabas feliz. Era la compañía. Esa compañía que siempre anhelas, en la que piensas en el momento que cierras los ojos para dormir, esperando encontrarla en sueños, y ¡mira tú! que no se si en tus sueños se encuentren, pero se vieron en los míos.

Compartimos café, y charla, y tertulia, y frío y calor. Pero llegó la hora de partir, me tocaba despertar. Todo lo que quería es que ese sueño fuera un viaje hacia algún lugar del tiempo donde tú efectivamente estuvieras allí.

Y el ocaso tras las montañas, se confundió con la luz que entra a través de la cortina y me hace despertar. 
Post a Comment